by mairenaruiz on 5/06/2013

Una película producida por miles de personas. Estrenada a la vez en cines, televisión, VOD y gratuitamente en nuestra web. Disfruta de la experiencia en www.cosmonautexperience.com

No Comments

Cosas que llegan a su fin

by admin on 26/06/2014

Hay cosas que llegan a su fin y terminan su ciclo. Como sabéis, los numerosos problemas que estamos experimentando y los malos resultados económicos de la películas nos conducen poco a poco hacia decisiones que no nos enorgullecen pero que son casi obligadas para asegurar la supervivencia del proyecto. La primera de ellas que hemos debido tomar ha sido la de replegarnos.

El sistema que diseñamos de visionado gratuito en nuestra página web mediante el sistema “share to view”, (comparte a cambio de verla gratis y después decide cuánto pagar), por x o y motivos,  no ha funcionado. Y ha llegado al punto en que es más caro mantenerlo abierto que la rentabilidad que genera, por lo que hemos decidido eliminar esta opción de nuestra página web.

Nuestro compromiso con el espectador y con nuestros inversores y productores es que siempre existan, como hasta ahora, dos formas oficiales de verla: una pagando, (donde además accedas a contenido exclusivo) y otra gratis.

A partir de hoy, si creéis que el esfuerzo de realizarla vale aunque sea una pequeña aportación, podréis pagar por ella en cualquiera de las plataformas VOD más conocidas y también en nuestra página de Vimeo On Demand, desde donde podréis comprarla con los 35 cortometrajes transmedia por poco más de 2€.

Si preferís verla gratis y donar la cantidad que queráis, podéis seguir haciéndolo en estos enlaces para castellano e inglés.

Para ello buscad el botón “Tip Jar” (Frasco de Propinas), desde donde
podréis hacerlo de forma segura con Paypal o tu tarjeta.

 

También nos cuidaremos de que esté siempre online el Torrent oficial, en HD, con subtítulos en inglés y castellano, que lleva unas sentimentales cartelas de inicio que nos siguen dando qué pensar.

A los que pagásteis por ella y a todos los productores que lo solicitéis, os mandaremos un link para verla con los episodios extra. Sólo tenéis que pedirlo en hola@elcosmonauta.es

También hemos decidido abrir todos los contenidos de making of que generamos, escenas eliminadas y otros tantos contenidos interesantes para ver cómo rodamos El Cosmonauta, hasta ahora de pago. A partir del viernes podréis acceder a ellos en nuestra página web.

Todo el material liberado (las escenas en “bruto” de la película junto con los archivos de guía para facilitar su edición) estará siempre disponible en Archive.org para que lo utilicéis bajo licencias Creative Commons.

Otra decisión muy dura que hemos debido tomar ha sido la de cerrar nuestra tienda online. Por temas logísticos y de recursos nos vemos obligados a dejar de vender las camisetas, dvds y usbs que produjimos con tanto cariño. Las pocas ventas de los mismos tampoco han permitido su sostenibilidad.

Dentro de poco es posible que podáis acceder a comprar al menos los usbs en una tienda alternativa no gestionada por nosotros, os tendremos al tanto.

Eso es todo de momento. Os seguiremos informando del desarrollo de las cosas. Y de nuevo, disculpas. Ojalá las cosas hubieran salido de manera diferente.

No Comments

El Cosmonauta: un año después.

by Carola on 18/05/2014

The Cosmonaut Pulp Cover (Leolux, CC By Sa Nc)

Imagina un embarazo de 5 años. Si un parto tras 9 meses duele… puedes hacerte una idea de lo que es estrenar una película como El Cosmonauta.

Los últimos meses han sido una montaña rusa de momentos maravillosos y momentos terribles.

Por supuesto, como siempre, queremos contarte todo porque ese es nuestro compromiso, aunque tengamos menos buenas noticias de las que nos gustaría.

En este post vamos a intentar hacer un análisis de lo que significó el estreno de la película, lo que pasó después, vamos a darte cifras generales y particulares, vamos a hacerte un resumen de todas las cosas buenas que han pasado y también de las no tan buenas o directamente malas. Pero sobre todo vamos a intentar darte todos los datos posibles para que puedas juzgar por ti mismo.

Una de cal, una de arena:

El Cosmonauta (la película) la ha visto mucha gente. En concreto, alrededor de 165.400 espectadores si contamos todas las fuentes (y casi el doble, 322.600, si contabilizamos los espectadores digitales como lo hace el ICAA ya que una IP generalmente significa más de un espectador).

Desglose de espectadores por plataforma.

1. Cine.

Durante la semana del estreno se vio en 14 países en los más de 80 estrenos que se realizaron, ya fueran los oficiales de Madrid (1200 personas) y Barcelona (300) o los organizados por fans, instituciones o festivales.

Desafortunadamente, por mucho que lo intentamos, prácticamente ningún cine o exhibidor convencional se atrevió a estrenar la película en salas, así como tampoco conseguimos, a pesar de que hablamos con muchas muchas marcas, que ningún patrocinador se involucrara en estos eventos.

Nuestra propuesta de cine experiencia, incluyendo coloquios, actuaciones en vivo de los actores y otros valores añadidos tuvo una genial recepción entre el público pero no hubo mucha gente dispuesta a organizar una proyección de este tipo y, desafortunadamente, no teníamos fondos para organizarlas nosotros.

Hasta hoy en salas más de 8500 personas han visto la película. Siendo estas proyecciones en su mayoría parte de festivales o eventos sin ánimo de lucro, la recaudación es prácticamente testimonial.

2. VOD.

En España negociamos con muchas plataformas de VOD y casi todas estuvieron receptivas y abiertas a nuestro modelo: exhibir la película bajo un paywall ofreciendo como valor añadido la versión doblada al español y algunos webisodios (desde aquí les damos las gracias, la verdad es que fue súper fácil hablar con todos ellos: Nubeox, Filmin, Filmotech, Wuaki y las demás).

A nivel internacional, gracias a un acuerdo con un agregador, conseguimos tras mucho esfuerzo que la peli estuviera en Amazon, iTunes y muchas otras plataformas en Estados Unidos.

También en Vimeo On Demand, por supuesto.

Las cifras de visionado en estas plataformas han sido de 26.915 a fecha de hoy, siendo la mayor parte de Yomvi, por cuyos derechos ya pagaron cuando compraron la película. No todos los VOD han hecho la liquidación aún con nosotros, pero podemos avanzaros que de momento hemos hecho por esta vía alrededor de  1800 euros, un poco menos de lo que nos cobró el agregador por añadirlo a todas esas plataformas. Iremos actualizando según tengamos las nuevas cifras.

Las barreras de entrada (preparación de materiales, negociaciones, contratos…) resultan altas para el retorno real si la película no tiene, o bien una carrera mediática espectacular (gana un Goya, tiene actores conocidos, etc), o bien un presupuesto de promoción grande para poder generar interés. Nosotros no tuvimos ninguna de las dos cosas.

3. Web Oficial.

 En nuestra web la cosa no fue mucho mejor.

La película la vio mucha gente pero, aunque sabíamos que nuestro sistema de “comparte para ver la pelicula gratis y paga lo que consideres sólo si te ha gustado, teniendo acceso a material adicional a partir de 5€” era tremendamente arriesgado e innovador, ni en nuestros peores cálculos imaginamos que iba a ir tan mal.

En la página oficial la vieron 17580 personas. Sólo un 2,5% decidió pagar por ella (aunque es cierto que algunos pasasteis por la tienda después de verla). La cantidad media que se pagó por el visionado fué de 3,55 euros (esto no está nada mal).

Le hemos dado vueltas y vueltas a esto y pensado en un millón de posibilidades: ¿ha sido porque el modelo era demasiado nuevo? ¿ha sido por un tema técnico y el hecho de pagar por internet todavía es una barrera de entrada? ¿era un tema moral debido a que había la sensación de que la gente ya había “pagado” por la película al haber sido financiada por crowdfunding? ¿ha sido porque la película no ha gustado a suficiente gente? ¿no la han visto suficientes personas? ¿no eran suficientes los incentivos para pagar por ella? ¿es un tema cultural? ¿ideológico?

No hemos encontrado una única respuesta y probablemente lo más razonable sea pensar en una combinación de todas ellas en mayor o menor medida. Siempre nos quedará la descorazonadora duda de si esto mismo habría funcionado mejor en un par de años gracias a los cambios que poco a poco se van produciendo en los comportamientos del espectador y de la industria o si simplemente nos equivocamos o no supimos encontrar nuestro público. Quizá más adelante alguien lo intente de nuevo y podamos verlo y avanzar todos juntos hacia nuevos modelos. Mientras, aunque con dolor por ver los resultados tan alejados de nuestras esperanzas, sí nos queda el sanador orgullo de saber que lo intentamos, que algo así debía hacerse al menos una vez para probar lo que ocurría y que, de alguna forma, hemos abierto muchos caminos para que otros vengan detrás y puedan aprender.

También nos habéis preguntado algunos de vosotros porqué no pusimos publicidad o preroll en la web de visionado. Desde el inicio anunciamos que no haríamos esto pues considerábamos que ensuciaba la experiencia del espectador, a quien preferíamos llegar de forma amigable y pedirle después que pagara lo que considerara. Como os contamos, esta aproximación amable no funcionó, aunque las cifras que nos habría aportado poner un preroll, viendo la cantidad de visionados que tuvimos, habrían sido también anecdóticas.

4. P2P y webs de enlaces.

No tenemos forma de calcular cuantas personas vieron la película en P2P y decidieron luego pagar por ella en nuestra web u obtener algo de merchandising. Sabemos que Frostclick, el distribuidor p2p que nos apoyó, contabilizó más de 47.000 descargas, y a fecha de hoy un centenar de personas sigue compartiéndola.

Al facilitar el acceso libre a la película y permitir su copia y libre distribución, muchísimas páginas web de enlaces la subieron a sus servidores y algunos usuarios subieron versiones a youtube (la más exitosa tiene más de 38.000 visionados).

A la mayoría les solicitamos, no que la retiraran, sino que por favor linkaran con sus enlaces a nuestra página web para poder poder intentar convencer al espectador de que pagara por la película si le había gustado. A aquellos que lo hicieron: gracias infinitas. Fue el comienzo de un equilibrio donde poder beneficiarnos todos de las posibilidades de internet. A los que no… todavía intentamos comprender los motivos.

5. TV

La apuesta que Canal+ está haciendo por el nuevo cine español, las webseries y los formatos pequeños es encomiable. Que decidieran apostar por una película como El Cosmonauta también. La única pequeña queja que podemos esgrimir aquí es lo arduo de la negociación por la que pasamos para que compraran la película y el bajo precio que actualmente las televisiones pueden pagar por este tipo de productos para que les salgan rentables.

Por lo demás, el trato y apoyo durante el estreno fue exquisito y fue un placer tratar con todo el equipo de la cadena a quien, de nuevo, le agradecemos enormemente la confianza.

Unas 4000 personas vieron la película en sus pases de Canal+ Xtra y otros cuantos miles lo han visto en Yomvi.

6. DVD/USB

Aquí, de nuevo, malas noticias en lo relativo a las ventas.

Conseguimos, gracias a dos valientes y extremadamente generosos inversores privados, producir una edición de dvd/libro con una calidad que pocas veces hemos visto en el mercado. También del USB hicimos la pieza de coleccionista que a todos nosotros nos hubiera gustado tener de cualquier otra película.

No podemos estar más orgullosos del diseño, acabado y contenidos de estas dos piezas de merchandising que, con dolor, tenemos que decir que tampoco obtuvieron los resultados esperados.

Unidades producidas: 1.500 libros y 500 USB.
Unidades vendidas: 505 libros y 81 USB.

Tras la negativa a su distribución por parte de varias distribuidoras nacionales debido a nuestra propuesta de sacarlo a la venta el mismo día en que la película se estrenaba en internet, nuestra apuesta de editarlo nosotros mismos tuvo la consecuencia positiva de que las ediciones fueron impecables y de que se pudo realizar el primer day&date (estreno al mismo tiempo) total del que tenemos noticias (dvd, internet, tv y cine), pero impidió de esta manera su distribución convencional en los tradicionales lugares de comercialización (Fnac, Mediamarkt, grandes superficies) y tampoco obtuvimos un feedback positivo de tiendas de venta online ni tuvimos la infraestructura suficiente para negociar a nivel particular con puntos de venta, librerías y otros lugares.

El dilema que se les presenta a los cineastas independientes una vez que llega esta fase es en cierto modo macabro: ¿hacer lo que uno cree, cuidar la edición y no la economía y llevar adelante la mejor pieza de merchandising posible a cambio de tener un montón de barreras de entrada en el mercado o aceptar un 15% de la recaudación total y dejar en manos ajenas este proceso?

Nos duele decir que después de la experiencia… lo segundo se antoja lo más lógico.

Tras los resultados obtenidos y con el objetivo de intentar al menos recuperar la inversión realizada, hemos tomado la determinación de poner a la venta tanto los DVDs como los USB a precio de coste. Los DVDs bajan hasta los 10 euros, y los USBs hasta 20. Os agradecemos infinitamente a todos aquellos de vosotros que los comprasteis a su precio original.

7. festivales

Esta es, quizá, la parte más dulce de todo este proceso que ha sido la distribución de El Cosmonauta. Desde su estreno, el goteo de selecciones y premios ha sido constante. Hemos estado presentando la película en numerosos festivales, desde Nueva York a Kazajistán, pasando por Moscú, Marsella, Guatemala, Suiza, Londres, Estocolmo y decenas de lugares más. La película ha sido en general muy bien recibida en todos. Hemos obtenido ya 14 galardones (13 de ellos internacionales) a mejor película y mejor guión y también dos a la mejor fotografía.

La película, al margen del proyecto, funciona (mejor fuera de España que dentro, por lo que hemos podido comprobar). Recibimos decenas de buenas críticas (también malas, por supuesto) y de espectadores emocionados con la cinta.

Las partes negativas son dos: por un lado, la mayoría de estas selecciones es internacional. En España solamente cuatro  festivales han apostado por proyectar la película. No sabemos si esta decisión es debida a una cuestión puramente artística o tiene que ver con el modelo de distribución que utilizamos (estrenamos en internet antes de enviarla a ningún festival, contrariamente a la tradicional “ruta de festivales” que una película realiza). No lo juzgamos, pero no podemos evitar cierta tristeza al pensar que tal vez una estrategia más convencional hubiera resultado en un hueco para nosotros en muchos de los festivales que tanto amamos en España.

La otra tiene que ver con el enorme coste que supone enviar la película a cada festival (más todavía si te seleccionan) y que, por el momento, hemos tenido que poner en stand by ya que nos parecía inmoral seguir gastando los pocos ingresos que El Cosmonauta está generando cuando ni el equipo ni nuestros inversores hemos podido ver todavía retorno alguno.

Aquí tienes una lista de todos los festivales en los que hemos estado y en los que hemos sido premiados.

8. Ventas internacionales.

En mitad de esta vorágine, Imagina International Sales, uno de los agentes de ventas y distribuidora más potentes de España, con un perfil bastante tradicional, decidió apostar por probar cosas nuevas y tomó en sus manos las ventas de la película.

Berlín ha sido el primer mercado donde se ha presentado y a partir de aquí comienza un camino que suele durar entre uno y dos años para intentar vender la película a distintos territorios.

No sabemos cómo resultará, cuales serán los resultados económicos de este proceso ni si servirán para poder pagar a nuestro equipo y devolver el dinero a los inversores pero llevamos meses con los dedos cruzados esperando que sí, que todo eso ocurra, y ocurra cuanto antes.

Según nos cuentan en Imagina, la película gusta pero el modelo de distribución provoca algunas dudas y cierto rechazo. Desde aquí queremos agradecerles especialmente el esfuerzo que están haciendo y el cariño con el que están tratando a la peli y a nosotros.

Una aventura

Cuando los tres (Bruno, Carola y Nicolás) comenzamos El Cosmonauta (en 2008) teníamos 21 años. Han pasado cinco desde entonces.

La historia que comenzó como un pequeño corto que íbamos a rodar en la parte de atrás de nuestra facultad acabó convirtiéndose en un proyecto gigantesco y ambicioso. A veces demasiado ambicioso.

En el camino produjimos 1 largometraje y 34 cortometrajes que rodamos a lo largo de 14 semanas en 3 países diferentes, con más de 100 localizaciones distintas y 142 planos con efectos especiales. Produjimos decenas de videodiarios, piezas de making of, audiocomentarios y posts con información útil para estudiantes de cine y curiosos. También escribimos un libro y editamos dos. Creamos una ficción en facebook con once personajes que interactuaron con vosotros durante seis semanas.

Al final, subimos a internet en alta definición 140 horas de material en bruto para su libre utilización, miles de fotos, posters y diseños. Y también todo el código fuente de nuestra página web para que cualquiera pudiera usarlo (incluso con fines comerciales).

También le dimos la vuelta al sistema convencional, fuimos uno de los primeros proyectos de crowdfunding en España, hicimos el primer day&date en absolutamente todas las plataformas, inventamos modelos y cambiamos cosas, algunas para bien, otras no tanto.

La buena suerte quiso que este proyecto que hicimos juntos se convirtiera en caso de estudio en universidades y escuelas de negocio y cine de todo el mundo. Nos invitaron a dar más de doscientas conferencias en cuatro continentes e inspiramos a muchísima gente que empezó proyectos o le dieron un giro a los que tenían gracias a algunas de las ideas que planteamos.

En este proceso, donde hemos pasado de ser estudiantes a profesionales, donde hemos aprendido cómo se escribe, produce, financia y distribuye un largometraje, qué es un proyecto transmedia, cómo funciona el mercado y la industria, donde hemos conocido a gente maravillosa y gente muy poco maravillosa, donde hemos recibido ayuda como para estar en deuda los próximos mil años y donde al mismo tiempo hemos ayudado a gente que nos lo agradece una y otra vez, donde hemos conectado, creado momentos mágicos y llegado al corazón de muchos espectadores… también han ocurrido otro montón de cosas como crecer, independizarnos de nuestros padres o ir construyendo poco a poco una carrera profesional.

Y aunque han sido los mejores cinco años de nuestras vidas y hemos disfrutado cada momento también es cierto que el proceso ha sido extremadamente intenso y difícil y que en estos años hemos podido sobrevivir gracias a trabajos externos a la película y al apoyo de nuestras familias.

Hasta el día del estreno el escaso dinero que nos pagaron por alguna conferencia o clase fue reinvertido en la película y aunque sí hemos hecho gastos en viajes como parte de la promoción de la película (que muchas veces han compensado por traer inversores u otros beneficios), la realidad es que durante cuatro años, nosotros y muchos otros miembros del equipo, le dedicamos al proyecto un promedio de ocho a diez horas al día.

Tuvimos que compatibilizar esto con otras actividades profesionales (principalmente videos y publicidad que realizamos con nuestra productora Riot Cinema Collective) para no tener que volver a casa de nuestros padres con la cabeza gacha.

El dinero que cobramos Carola, Nicolás y Bruno cada mes durante varios años fue inferior al salario mínimo y no provino de El Cosmonauta. La productora asumió los gastos de la oficina, necesaria para el proyecto, así como de gran parte del material utilizado y muchos muchos meses estuvimos al borde del cierre, sin dinero suficiente para llegar a fin de mes, poniendo de nuestro dinero personal o renunciando a alguno de esos sueldos.

No tener tiempo para desarrollar Riot Cinema como empresa debido a todo el tiempo que debíamos dedicarle a la película ha hecho que nunca tuviéramos un colchón.

Lo que hemos obtenido y obtendremos de El Cosmonauta ha sido una experiencia maravillosa, un cierto renombre y el lujo de haber podido hacer la película que queríamos hacer pero en ningún caso beneficio económico.

Además, los tres decidimos hace tiempo renunciar a nuestro pago diferido y porcentajes de los ingresos y a día de hoy el porcentaje que la productora, como Sociedad Limitada, posee sobre los futuros beneficios en caso de que los hubiera es de tan sólo el 7%, situado en último lugar en la tabla de recuperación de beneficios.

A cambio hemos invertido, calculamos, cerca de 10.000 horas cada uno, y renunciado a un montón de comodidades y trabajos mejor remunerados.

No hay queja alguna en estas palabras. No hay excusa alguna tampoco. Nada de eso.

Cuando empezamos no nos imaginamos que este viaje iba a ser tan difícil, pero fue nuestra elección empezarlo y terminarlo y lo que más sentimos es que económicamente haya sido tan poco satisfactorio, especialmente en lo que concierne a los inversores y a nuestro equipo.

Después de todos los obstáculos, lamentablemente, seguimos encontrando dificultades. Hay una en especial que os queremos contar, porque puede afectaros directamente.

S.L.

Tras seis años constituidos como empresa, muchas sonrisas y muchas lágrimas juntos, docenas de proyectos y, como decíamos, haber vivido la mayor aventura de nuestras vidas, los tres decidimos abandonar la estructura societaria de Riot Cinema.

Los motivos eran muchos aunque uno de los principales fue el económico. Riot Cinema nunca dio dinero más que para subsistir y la crisis y otros factores hicieron que cada vez fuera más difícil mantenerla a flote.

De esto os hablamos hace unos meses y os contamos que no era una ruptura, pero sí una separación. Hemos seguido, hasta ahora, cada cual su camino, aunque hemos ido trabajando juntos en algunos proyectos desde entonces, cuando surgía ocasión, y hemos seguido unidos en todo lo relativo a la película.

Por supuesto, decidimos dejar constituida la empresa para seguir gestionando El Cosmonauta pero, sin ingresos de ningún tipo, cada mes se hacía más cuesta arriba. Con todo, planificamos tener el tiempo suficiente la empresa en pie para que El Cosmonauta tuviera tiempo de gestionar sus ventas, explotar todas las ventanas e intentar sacarle la mayor rentabilidad que fuera posible, pero debido a ciertas circunstancias que pasamos a contaros, nos hemos visto obligados a iniciar un proceso de disolución de la sociedad.

Esto implica muchas cosas en términos legales, tanto a nivel interno, como de cara a todos los miembros del equipo e inversores que tenéis un contrato firmado a nombre de Riot Cinema. Por esa parte no os preocupéis: haremos las gestiones necesarias para que todos los ingresos que genere El Cosmonauta lleguen a vosotros.

Pero, como os decíamos, hemos tenido que adelantar este proceso debido a algo que ocurrió hace unos meses y que nos deja en una situación tremendamente complicada. Es algo que puede cambiar por completo la vida final de la película (y la nuestra personalmente):

El ICAA

Hace casi tres años el ICAA publicó en el BOE la primera y última convocatoria de subvención a proyectos distribuidos exclusivamente por internet que utilizasen las nuevas tecnologías. Como os contamos en su momento, nos concedieron una ayuda de 99.500€ para nuestro proyecto transmedia. Un gesto valiente, ya que era la primera ayuda a un proyecto de estas características, que se distribuiría gratis por internet, con licencia Creative Commons y el resto de cosas innovadoras que tenía El Cosmonauta.

Fue una ayuda con numerosos problemas ya que se sacó con un poco de prisa y los textos se basaron en los de las ayudas de largometraje, lo que llevó a líos como que en las bases se explicaba que la obra final debía entregarse en 35mm cuando era una subvención exclusivamente destinada a contenidos digitales y para internet y otros problemas que fuimos resolviendo junto a los solícitos trabajadores del ICAA como pudimos, con la ilusión de lo nuevo, de algo que se está construyendo sobre la marcha.

Dentro de esos problemas, uno de los que surgió fue el hecho de que era una subvención pensada para un modelo industrial muy convencional y nuestro proyecto era justo lo contrario. Nos dimos cuenta de que había un pequeño problema con una cláusula: aquella en la que se aceptaba como inversión del productor los sueldos pagados al equipo técnico.

¿El problema? Como en casi todas las producciones Low Cost, la mayor parte de las personas que estaban trabajando y han trabajado en El Cosmonauta habían decidido diferir el cobro de sus honorarios y cobrarlos sólo si hubiera beneficios. Es decir, que había unos sueldos asignados para todos nosotros pero no había una entrega de dinero real (todavía), dado que ese dinero se reinvertía en la producción del contenido.

Antes incluso de entregar la subvención le explicamos esta circunstancia a la comisión ya que era la única manera para poder sacar nuestro proyecto adelante y nos dijeron que no habría problema en computar esos pagos diferidos como la inversión del productor. Más tarde, la comisión, conocedora de esta circunstancia ya que lo explicamos incluso en el texto del proyecto que presentamos, puntuó el proyecto con una nota de 99 puntos sobre 100, dándonos la mayor puntuación de todos los proyectos que se presentaron.

Asumimos que el tema, por lo innovador del proyecto, de la ambición de la subvención y por el feedback que obtuvimos, estaba resuelto.

El dinero, por supuesto, se gastó al 100% en el rodaje de los episodios transmedia para los que se había solicitado la subvención.

Cual fue nuestra sorpresa cuando dos años después, en el proceso de justificar los gastos, nos llegó una carta del ICAA diciéndonos que esto no era correcto y que no podían admitir esos sueldos como inversión del productor, así como otros gastos por el hecho de haberlos realizado en Letonia, lugar donde rodamos la película y los episodios. Estos gastos se hicieron a través de la productora asociada en la que nos apoyamos para rodar en ese país y, burocráticamente, tampoco parece encajar en las normas de la Ley General de Subvenciones.

Fuimos a hablar con ellos de nuevo en persona y en varias reuniones, de nuevo con gran tacto y cariño, genuinamente preocupados por el proyecto y entendiendo la circunstancia, nos dijeron lo mismo: “No os preocupéis. Entendemos la situación. Sabemos que no ha habido mala fe. Obviamente esto es un fallo entre una subvención hecha sobre un modelo antiguo y un modelo completamente nuevo como el vuestro. Entendemos que El Cosmonauta ha sido un ejemplo importante en España y que debe existir. Vamos a solucionarlo.”

Unos meses después, todas estas palabras se las llevó el viento y nos llegó un recurso desde el ICAA reclamando la devolución de 73.000€ de los 99.500€ concedidos (todos los gastos que su departamento de justificación no acepta, siendo la mayor parte esos sueldos diferidos de los que os hablábamos más arriba).

Hasta donde hemos podido entender, el organismo que se encarga de la justificación de gastos no es el mismo que el de dirección y, aunque desde el segundo existía este apoyo, algún fallo en la comunicación o la simple burocracia han hecho que ahora la circunstancia sea esta, y ya no haya manera de cambiarla.

Riot Cinema fue prácticamente creada para hacer El Cosmonauta. Durante cinco años peleamos para sacar este proyecto adelante con todas nuestras fuerzas y hemos trabajado más horas de las razonables para mantenerla con vida y cumplir con nuestro compromiso con vosotros. Pero, como os contábamos más arriba, Riot Cinema nunca ha tenido ingresos, siempre ha estado al límite del cierre y no hemos tenido otro activo que El Cosmonauta.

Esto hace que asumir una deuda de 70.000€ sea absolutamente inviable, pero no es sólo eso.

Creemos, a pesar de todo, que la razón está de nuestro lado y que tenemos suficientes pruebas para justificar lo que decimos y que esa reclamación no se haga efectiva, pero para ello hemos tenido que preparar la defensa del proyecto con abogados expertos, ya que el último recurso que nos queda es interponer un recurso contencioso-administrativo.

Esta circunstancia ha terminado por llevarse lo poquísimo que quedaba en nuestras arcas y ese fondo que habíamos guardado para mantener la productora a flote se ha ido al garete. En una situación límite, estábamos a punto de tener que declarar una suspensión de pagos (la ley obliga a ello cuando ya no existen fondos para mantener los pagos a proveedores) y luego concurso de acreedores, lo cual sería desastroso porque la productora y todos sus activos pasarían a manos de un administrador concursal que se encargaría de gestionar todo, incluida la película, eliminando las posibilidades que aún podamos tener de recuperar la inversión para los inversores y de pagarle al equipo.

Sin contar con el coste de más de 10.000€ que supone este proceso y que tendríamos que poner de nuestros fondos personales que son, actualmente, tan escasos como los de la productora.

Después de valorar todas las opciones, hemos optado por la decisión más razonable y que tiene más sentido para proteger la película:

Hemos iniciado la disolución de Riot Cinema Collective S.L. Este proceso se hace de forma voluntaria entre los socios y consiste en, básicamente, cerrar una empresa. Es un proceso que puede durar meses (nuestra intención es que así sea, hasta que quede resuelto el tema con el ICAA) y en el cual se nombra a un liquidador, que sustituye a la figura del administrador y se van liquidando poco a poco los activos (en nuestro caso el único activo es El Cosmonauta). Es un proceso parecido al concurso de acreedores pero donde somos nosotros los que podemos controlar personalmente la liquidación y hacer las cosas de forma ordenada y buscando vuestro beneficio y el de la película.

A partir de este punto pueden ocurrir dos cosas:

- Opción A: si el ICAA gana el juicio, le deberemos devolver esos 73.000€. Como no los tenemos, la productora debería declararse en concurso de acreedores. Los activos pasarían a ser gestionados por el ICAA, que cobraría la deuda en primer lugar, dejando pocas o ningunas posibilidades de que podamos obtener algún beneficio para pagar al equipo o devolver a nuestros inversores.

Las consecuencias para nosotros a nivel personal también serían complicadas.

- Opción B: si ganamos nosotros y el juez determina que no debemos ese dinero al ICAA, la productora quedaría libre de deuda y en un proceso de disolución con unos recursos muy muy limitados y justos para terminar este proceso y poder cerrar la empresa.

En este punto lo que haremos es gestionar, hasta donde nos permita la ley, todos los derechos de la película para cedérselos a nuestros más de seiscientos inversores y equipo, cada uno con la parte proporcional que ya poseen sobre los beneficios.

El % restante, el que corresponde a la productora, lo repartiremos proporcionalmente también, sin quedarnos nosotros con ninguna parte.

A partir de ahí, aunque los dueños de la película seréis vosotros, nosotros seguimos teniendo el compromiso de continuar gestionando lo que sea necesario hasta haber agotado todas las vías posibles de recuperación de la inversión, de la manera más transparente y humilde posible, y siempre supeditados a vuestras decisiones.

Y dicho todo esto, ahora permitidnos ser menos técnicos durante un par de párrafos más.

El final de un camino

En conferencias, debates y conversaciones hemos proclamado como un secreto a voces muchas veces que El Cosmonauta no era para nosotros sólo una película.

Inspirados por los cambios provocados por generaciones como la Nouvelle Vague o el Nuevo Hollywood, que desafiaron las normas y decidieron apostar por lo nuevo, por lo distinto, por lo difícil, nosotros decidimos que queríamos vivir nuestra propia aventura.

Las normas que nos pusimos entonces, con veinte años, eran pocas y simples: íbamos a hacer un proyecto sin límites. Sería el propio proyecto y nuestras fuerzas y ambición los que pondrían el techo. Nunca diríamos no, nunca pensaríamos “no, eso no vamos a intentarlo” o “no, eso no se puede hacer”. No habría imposibles. ¿Conseguir el apoyo de un cosmonauta soviético que ha viajado dos veces al espacio y vuelto a la Tierra envuelto en llamas a 900km por hora? Por qué no. ¿Rodar en La Ciudad de las Estrellas, el mítico enclave donde decenas de cosmonautas se han entrenado desde los años sesenta? Claro. ¿Una película de época con un montón de escenarios y efectos especiales que pueden lucir orgullosos al lado de los de películas de gran presupuesto? ¿Y que además se viera bien? Por supuesto.

Pero no sólo eso. También queríamos que nuestro proyecto fuera todo lo que a nosotros nos habría gustado de otras películas siendo estudiantes. Queríamos compartir todo lo que aprendiéramos en el camino porque, en el fondo, esto iba de hacer una película y vivir una aventura, pero también de aprender. De aprenderlo todo con la curiosidad de los locos o los niños, con los ojos abiertos de par en par y, oh boy, vaya si eso lo hemos hecho.

En el camino hemos intentado compartirlo todo para que a vosotros también pudiera seros útil nuestro viaje y para que viajarais con nosotros.

Y, jóvenes e inconscientes como éramos cuando empezamos, nuestro techo era el cielo. No supimos poner límites a nuestra ambición de crear algo hermoso, profundo, grande, épico.

Por eso todos los cortos, explorar nuevos formatos narrativos que aún hoy cuesta entender y que quizá nunca se entiendan pero gracias a los cuales entendimos cosas, por eso todas las estrategias de distribución al revés de lo convencional, para probar, para medirnos, para tender un puente a la industria y que usara el proyecto como laboratorio, un lugar donde probar nuevas estrategias, donde ver cómo funciona eso de conectar con tu audiencia, de hablarle de tú a tú y darle las cosas cómo, cuándo y dónde quiere.

Y muchas cosas funcionaron y otras no.

Probamos mil y una estrategias y en muchas fracasamos y en otras triunfamos.

En el camino perdimos fans a los que no les gustó la película que habíamos hecho y también por ello ganamos otros que ni siquiera habían oído hablar del proyecto pero se enamoraron de nuestras imágenes. Renunciamos a muchas cosas para ganar otras. Y, aunque en esas renuncias perdimos oportunidades, finalmente llegamos. Llegamos hasta el final, agotados, exhaustos, gastados, más viejos y menos inocentes, pero llegamos.

Hicimos El Cosmonauta tal y como habíamos prometido. La película que no podía existir, como la llamaron nuestros amigos de Watergun en el precioso video introductorio que hicieron.

Por todo esto, el viaje es dulce. Por todo lo demás, amargo.

Nos queda una sensación de feliz frustración. Miramos atrás y vemos cómo sacamos lo mejor de nosotros pero con esa sensación de frustración al pensar que no fue suficiente, que de momento no se han logrado pagar los sueldos diferidos al equipo ni devolver su dinero a los inversionistas. Y todo eso nos deja llenos de dudas y preguntas: ¿Realmente lo hicimos todo lo bien que podíamos? ¿O no era el momento para tener retorno con un proyecto así? ¿Fuimos demasiado ambiciosos? ¿O inocentes quizá? ¿Soñamos demasiado alto?

Desde que comenzamos, creímos fervientemente en el modelo basado en Creative Commons, Day&Date, en Internet gratis y con Crowdfunding. Eso nunca lo cambiamos y cuando gritamos a los cuatro vientos que veíamos modelo de negocio en este sistema, lo creíamos de verdad. Entonces, ¿nos equivocamos?

La desolación de estas preguntas a veces nos ahoga. Nos llena la cabeza de agobio y una sensación terrible de deuda. Deuda moral, no ya económica.

Por eso, además de daros las gracias (unas gracias llenas, completas, felices, rebosantes), queremos también pediros perdón. Perdón a todos aquellos de vosotros con los cuales todavía no hemos podido cumplir nuestras promesas y nuestros compromisos.

Estamos trabajando en ello. Con todas nuestras fuerzas. Y hasta el fin del mundo si es necesario.

Ahora sólo nos queda cruzar los dedos para que todo esto se resuelva de la mejor forma posible, para que los fracasos se compensen con los éxitos y para que algún día podamos decir que lo hicimos, que terminamos, que todo salió bien. O más que bien, mejor.

 

El viaje continúa.

Bruno. Carola. Nicolás.

 

No Comments

Kolibri Tools: haz tu web con nuestro código

by mairenaruiz on 2/08/2013

Captura de pantalla 2013-07-03 a la(s) 18.16.39

Como muchos de vosotros sabéis, el año pasado nos dieron una subvención del Ministerio de Cultura para incrementar la oferta legal de contenidos digitales culturales en internet y para promover la modernización e innovación de las industrias culturales y creativas.

Gracias a esa subvención pudimos crear nuestra página web y poner online todos nuestros contenidos, como nosotros queríamos: creando un universo, una línea temporal, ofreciendo webisodios gratuitos y contenidos extras, material de detrás de las cámaras, los videodiarios… Todo el material junto, ordenado a nuestro gusto.

Algo así es el sueño de todo cineasta independiente que quiere o se ve obligado a saltarse los canales habituales y controlar la distribución de su material, pero no todo el mundo puede gastarse los 60.000 euros que cuesta una web así, o acceder a la subvención.

El caso es que, como bien decís muchos, esos 60.000 euros que ha costado nuestra web, los hemos pagado entre todos. Y por eso, ya que la hemos pagado todos, queremos que todos podáis usarla.

Captura de pantalla 2013-07-22 a la(s) 18.02.22

Gracias a la gente de Tecnilógica, que programó el código, y a nuestro diseñador, ahora podéis descargaros el código de la web y crear vuestra propia versión. Tenéis toda la información y enlaces en Kolibri Tools.

Si no sois expertos en diseño y programación, necesitaréis buscar a alguien que os eche una mano (hemos calculado que bastará con un programador para implementarla y un maquetador que “tunee” el aspecto gráfico – sobre el que el programador deberá luego volver a trabajar) pero os quitáis de en medio gran parte del trabajo (nuestro equipo ha sido de unas diez personas y ha trabajado durante cinco meses).

Tenéis todo el código (y los diseños base en PNGs editables con Fireworks) disponible en GitHub, la web de referencia para desarrollo abierto, listo para que os lo bajéis o abráis “derivados” que pongáis también a disposición de la comunidad.

Hemos creado también un repositorio para todas las películas que utilicen kolibritools o compartan filosofía con nosotros: Kolibri Cinema. Y es que, al igual que con la liberación de todo el material en bruto grabado para la película, no podemos esperar para ver qué cosas increíbles hacéis con “kolibri tools”.

El Cosmonauta, además de una película, ha sido un “laboratorio” por el que, durante más de cuatro años, han ido pasando unas cien personas, dejando su marca personal y ayudándolo a crecer. Ahora abrimos sus puertas para que toquéis todo, y os metáis hasta en la cocina.

Bienvenidos. Estamos seguros de que nos dejaréis boquiabiertos.

6 Comments

USB: ¡Esta vez con fotos!

by mairenaruiz on 31/07/2013

Sabemos que muchos estáis deseando que demos por fin la fecha definitiva de llegada de los USB, y esperamos poder darla esta misma semana, pero mientras, os queríamos explicar un poco más por qué se está retrasando tanto (lo cual sentimos muchísimo).

Básicamente, porque somos unos perfeccionistas. El USB con forma del módulo Kolibri fue una de las primeras ideas que tuvimos, era uno de los productos que más ilusión nos hacía y tras estar a punto de darlo por perdido, ahora que tenemos la oportunidad de hacerlo… queremos que sea 100% como nos lo imaginamos. Queremos que sea perfecto y que estéis tan sorprendidos por su calidad como con el DVD-libro.

El problema es que eso lleva tiempo, porque los fabricantes en EEUU tienen que hacer un prototipo, tienen que enseñárnoslo, nosotros tenemos que hacer correcciones, un nuevo prototipo, más fotos… Hasta ahora nos ha parecido que el producto no es todo lo bueno que debería ser y nos preocupa que el resultado final no sea adecuado. Por eso seguimos insistiendo en más mejoras.

Pero mientras esperamos una nueva versión y la fecha definitiva, queríamos comentaros esto, pediros disculpas una vez más y, de paso, enseñaros las últimas imágenes que nos han llegado, para que vayáis abriendo boca y podáis opinar sobre el resultado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2 Comments

Recapitulando

by mairenaruiz on 4/07/2013

Ha pasado un mes y pico desde el estreno y, aunque el tiempo parece transcurrir de una manera extraña para nosotros ahora que por fin hemos estrenado… todavía tenemos mucho que contaros. Este post es, de alguna forma, el resumen de muchas cosas y cuatro años de intensísimo trabajo, así que si tienes prisa te aconsejamos que te hagas un café y lo leas con tiempo. Eso sí, para los más perezosos hemos hecho un video en el que queríamos daros las gracias cara a cara y donde resumimos un poco lo que viene a continuación.

Antes de empezar queríamos poner las cosas un poco en contexto. La verdad es que el estreno ha sido como una montaña rusa y, aún siendo conscientes de lo que teníamos entre manos, nos han dado mucha más cera de la que imaginábamos. No lo cuestionamos, las cosas son como son, pero en lugar de bajonearnos un poco porque ya no era todo tan happy como siempre hemos decidido mirar un poco atrás y ver porqué estamos aquí hoy y lo que hemos hecho en el camino. Creemos que es un ejercicio que merece la pena hacer, te haya o no gustado la película, haya sido o no lo que esperabas, seas un fan (¡gracias!) o no (¡gracias también!).

La película que no debería existir

Así empieza el video que antecede a la película y lo mismo dice este apartado de nuestra web.

“Tiempo atrás quisimos hacer una película y, en el camino, reinventar la forma en que las películas se financiaban, producían y distribuían. Buscar nuestro propio camino e involucrar al público.

Nos llamaron locos. Dijeron que era imposible. Que no era realista y que jamás funcionaría.

No les creímos.”

Pero sin necesidad de tanta poética, la realidad es la siguiente:

Cuando comenzamos El Cosmonauta éramos 3 amigos que estudiaban en la universidad y que no tenían la más remota idea de cine. En el camino…

  • Nos hemos convertido en uno de los proyectos de crowdfunding más grandes y exitosos, iniciando una corriente en España que a día de hoy no para de crecer.
  • Conseguimos involucraros a miles de vosotros en un proyecto, participar, seguirnos día a día, descubrir todos los secretos detrás de las cámaras, salvar el rodaje en sólo 3 días.
  • Hemos hecho una película extremadamente ambiciosa, no sólo por su narrativa no convencional sino porque tiene un cuidadísimo acabado técnico: sonido, efectos especiales, fotografía, actores… Mucha gente sigue sorprendiéndose del nivel, especialmente viniendo de un equipo tan joven, y del presupuesto que manejábamos porque…
  • Lo hemos hecho con 860.000€. El presupuesto promedio de un largo en España son 3 millones, pero es que…
  • No es sólo un largo. Hemos producido más de 250 minutos de contenidos: un largometraje, 34 cortometrajes (se dice pronto), una ficción en facebook y un libro. Y más de 30 piezas de detrás de las cámaras, y audiocomentarios, y fotografías y…
  • Además, lo hemos hecho todo nosotros. Normalmente hay empresa de marketing externa. Otra compañía edita el dvd. Otra gestiona las proyecciones y festivales. Otra se encarga de la distribución y encarga a alguien la web. O licencia el merchandising y se desentiende. Pero nosotros no. Nosotros hemos hecho todo eso nosotros.

El esfuerzo que ésto ha supuesto ha sido monumental. Épico. Y nada más lejos de echarnos flores por todo esto pero queríamos agradecer desde aquí a nuestro equipo porque ha realizado un trabajo excepcional y ha hecho una cantidad de sacrificios que son para ponerles un monumento.

Nunca lo hemos calculado exactamente, pero el dinero que habría costado hacer de forma convencional todo lo que hemos hecho, como lo hemos hecho, habría superado los varios millones de euros.

Y todo este rollo no os lo soltamos para justificar nada, ni mucho menos. Estamos orgullosísimos de la película que hemos hecho y de haber conseguido lo conseguido. Como decíamos al inicio, esta película no debería existir y, sin embargo, existe.

Así que ahora que todos sabemos de donde venimos, vamos al lío: dónde estamos y a dónde vamos.

Las cifras

Captura de pantalla 2013-07-03 a la(s) 18.10.15

Hemos tenido más de 80.000 visionados de la película en nuestros canales. A ésto hay que sumar las dos mil que fueron al cine en el estreno en Madrid y Barcelona, más todas las de los más de 70 estrenos que hemos hecho en diversos países, más los festivales que la han proyectado, más las cifras de VODs que no tenemos todavía. En Canal+ la han visto unas 10.000 personas más.

Se han vendido, sin haber ido todavía a superficies comerciales (es decir, sólo en nuestra web) más de 400 dvds.

Si contabilizamos como hace oficialmente el Ministerio de Cultura (2 espectadores por cada dvd y visionado online), a ojo de buen cubero la película ha sido vista por unos 175.000 espectadores.

Los episodios transmedia han tenido casi 80.000 reproducciones. Multiplicamos por dos y… 190.000 espectadores de los 34 cortometrajes.

· ¿Y eso es mucho o poco?

Es muchísimo para una película que no ha invertido un sólo euro en promoción ni ha seguido el circuito comercial y lleva sólo siete semanas estrenada. Para ponerlo en contexto, en sus primeras semanas Carmina o Revienta tuvo unos 70.000 espectadores (contabilizando igual que nosotros). En los casi dos años que lleva subido a internet, Porque hay cosas que nunca se olvidan, el cortometraje más premiado de la historia, lleva unos 300.000 visionados en youtube.

· ¿Entonces habéis recaudado tanto como Carmina o Revienta?

No, ni de lejos. Hay que tener en cuenta muchos factores como que no hemos tenido ni un distribuidor en salas ni de dvd, que nuestra película se ofrece de forma gratuita online animando al espectador a que decida cuánto quiere pagar, si es que quiere pagar (lo cual nos ha bloqueado muchas opciones comerciales) y que nosotros no somos Paco León (un millón de followers en twitter frente a 8000 de El Cosmonauta).

· Ok, queremos cifras.

Por supuesto. Las publicaremos en cuanto terminemos de hacer todas las cuentas de esta primera fase y después cada varios meses. La mayor parte de la recaudación va a venir en una segunda fase cuando comencemos las ventas internacionales de la película, eso os lo contamos más adelante en este post. Lo que sí podemos intuir de las cifras que ya sabemos es lo siguiente:

  • Que el sistema de “comparte para ver” ha funcionado muy bien, haciendo que mucha más gente se entere de que existe El Cosmonauta, pero que todavía debe crecer muchísimo más. Vamos a hacer todo lo posible para que El Cosmonauta la vean millones de personas, no sólo decenas de miles, aunque es un trabajo que lleva su tiempo y mucho esfuerzo.
  • Que el sistema “paga lo que quieras” funciona, aunque peor de lo que esperábamos. Esto puede deberse a un millón (literalmente) de factores. ¿Qué creemos nosotros? Que es una combinación de dos cosas: La película no es una película comercial (eso ya lo sabíamos) y es un modelo todavía demasiado nuevo que necesita tiempo para que el espectador entienda las repercusiones de una nueva relación entre creadores y espectadores y lo que ello supone a nivel de apoyo económico. Esto llevará tiempo y ojalá podamos ver ese cambio aplicado a nuestra película. Como en muchas otras trabas que hemos tenido, ser el primero tiene sus riesgos.

También puede influir el hecho que de esos espectadores muchos ya ayudasteis en la financiación, la manera en que está diseñada nuestra web (siempre de forma respetuosa, sin ponernos pesados, sin pedir las cosas dos veces o intentar “colársela al espectador”) o el porcentaje de personas que están acostumbradas a pagar por internet.

El porcentaje de personas que ha decidido realizar una donación en nuestra web es del 0,38% y el promedio de aportación es de 4,41€. Veremos cómo evolucionan estas cifras en los próximos meses.

  • Que nuestras herramientas para pedir la película en tu ciudad y organizar una proyección también funcionan bien: más de 70 estrenos en 12 países, gente pagando por ver la película, experiencias únicas creadas alrededor de las proyecciones… Pero que la promoción necesaria para conseguir más proyecciones y la gestión necesaria para cada una es enorme y, desafortunadamente, cada vez somos menos en el equipo.
  • Que lo innovador del proyecto en lo relativo a tantos ámbitos (crowdfunding, donde fuimos pioneros; transmedia, donde también lo estamos siendo; distribución, igual) llama muchísimo la atención en todo el mundo y que eso hace que, aparte de todas las universidades y escuelas de cine y negocios donde ya somos caso de estudio, los libros y tesis que se han escrito sobre nosotros y la gente que habla del proyecto, tengamos muchísimo interés por parte de muchos festivales y muestras para proyectar la película y poner sobre la mesa estos temas. Sin ir más lejos, sólo en septiembre viajaremos a Estocolmo, Mälmo, Marsella, París, Toulousse, Almería, Nueva York, Kazajstán y Moscú (de nuevo). Esto hace que la película siga creciendo.

Las críticas

El estreno de la película fue un pequeño terremoto. Han ocurrido dos cosas:

  1. Hemos tenido muchas críticas salvajes. La mayoría las entendemos. Hemos hecho una película no narrativa, lo cual no gusta a todo el mundo. También una película con un cierto tono poético, que se aleja de lo comercial. Nada más lejos de querer ser pretenciosos, como alguna persona nos ha dicho. Es una película que sale de una mirada personal, con la que conectas o no, y mucha gente no ha conectado. Lo entendemos y lo sentimos por aquellos de vosotros a los que no os ha gustado.
  2. Lo otro que ha pasado es que hemos tenido también muchas críticas portentosas. Personas que tras las proyecciones se acercaban conmovidas a felicitarnos. Personas que se han emocionado y han visto la película varias veces y se han sumergido en el universo que les hemos ofrecido. Las reacciones han sido tan extremas por un lado y por otro que es difícil valorar ahora si hemos hecho una buena o una mala película. El tiempo será el que la ponga en su sitio pero ha sido y es muy emocionante que le haya gustado tanto a algunas personas. Aunque siempre es difícil enfrentarse a las malas críticas, cada una de esas buenas compensa.

Sí que nos enorgullece una cosa, ya que absolutamente todas las críticas han sido unánimes en algo: “Técnicamente la película es impecable”. Sonido, música, dirección, actores, efectos… el comentario más recurrente era “todo funciona a la perfección, menos el guión”.

¿Y por qué nos enorgullece algo así? Porque sentimos que con los “basics” hemos cumplido de sobra y todo el mundo está de acuerdo en que en esos aspectos la película es buena, incluso por encima de la media. Así que por esa parte sentimos que hemos realizado un buen trabajo, ya que una película no puede gustar a todo el mundo, y hay un componente muy personal y subjetivo a la hora tanto de realizarla como de disfrutarla.

Un proyecto transmedia. Repensando la forma de contar.

Captura de pantalla 2013-07-03 a la(s) 18.16.39

Lo que creemos:

  • Creemos que internet, las múltiples pantallas con las que interactuamos, lo disperso y caótico de la información y muchos otros factores relacionados con cómo se mueve y ordena ahora la información… están cambiando la forma en que miramos.
  • Creemos que esto, sumado a la posibilidad de utilizar diferentes formatos y plataformas, abre enormes posibilidades para una nueva forma de entender las historias. Podemos contar de otra manera. Repensar la antigua. Explorar nuevos caminos.
  • Creemos que esta nueva narrativa va a ser algo importante en el futuro. No va a sustituir a la narrativa convencional, va a convivir con ella. Ya lo está haciendo.
  • Creemos que explorar una historia desde el punto de vista de un “universo”, donde cada estrella o planeta tiene su entidad pero además forman galaxias y sistemas y se pueden entender en conjunto o por partes es igual o más interesante que hacerlo de forma lineal.

Las creencias equivocadas por las que El Cosmonauta es un proyecto transmedia:

  • El Cosmonauta no es un proyecto transmedia porque se nos fuera la mano y rodáramos a lo loco y luego no supiéramos que hacer con los brutos
  • El Cosmonauta no es un proyecto transmedia porque no supiéramos cómo se construye una historia convencional en 3 actos.

La manera en que decidimos contar la historia fue una elección. Y estamos muy contentos con haber tenido la oportunidad de explorar este camino tan nuevo y brillante.

Lo que sentimos es que mucha gente no le esté dando la misma importancia a los contenidos transmedia que a la película. Quizá aquí podríamos levantar un “mea culpa” porque, quizá, no hemos insistido demasiado en comunicación a la hora de decir que El Cosmonauta no era sólo una película, si no que era una película de 3 horas contada a través de 36 piezas. Y esto lo corroboran algunas personas que nos han dicho “Uf, después de ver todo el transmedia… entendí muchas decisiones… la película me gustó mucho más y ahora tengo la sensación de haber visto una sola película. Como una unidad.”

¿Es correcta esta manera de contar una historia? No lo sabemos. ¿Encaja en la manera actual de entender las historias? Parece que no. ¿Tiene sentido lo que hemos hecho? ¿Se convertirá en algo normal en el futuro? No tenemos ni idea. Como hemos dicho, el tiempo será el que ponga a la película/proyecto en su sitio, para bien o mal.

Lo cual no quiere decir que consideremos la película perfecta. Somos capaces de ver sus fallos y estamos intentando poner todos los comentarios, positivos y negativos, en contexto. Para aprender. Para entender. Para hacerlo mejor la próxima vez.

En cualquier caso, como con todo lo nuevo en este proyecto: Avanzamos con paciencia. Poco a poco. Sin perder la ilusión.

¿Dónde estamos ahora?

Os contamos primero las cosas que tenemos en marcha:

  • Recibimos unos 30 emails al día. Algunos son problemas con algún envío que vamos resolviendo. Otros son propuestas para invitarnos a charlas o festivales y otros son cosas que van fructificando de las estrategias que estamos moviendo para llevar la película a más sitios.
  • Estamos coordinando también todos los estrenos que se van a realizar de aquí a octubre, en todos los sitios que os hemos mencionado más arriba y algunos más. Normalmente en septiembre todo vuelve a la vida y si dos meses antes tenemos ya agendado un mes muy complicado no queremos ni imaginarnos lo que va a ser.
  • También estamos empezando a enviar los libro-dvd. Muchos de vosotros ya habéis empezado a recibirlos. Pronto, en cuanto tengamos un poco de tiempo, comenzaremos a intentar negociar con superficies comerciales (las grandes: Fnac, MediaMarkt… y también las pequeñas: tiendas de cómic, librerías, tiendas de cine…). Si tenéis cualquier amigo o conocido al que le pudiera interesar vender los libros-dvd o el usb de la película ponedlo en contacto con nosotros, por favor.
  • Dentro de poco se incorporará una persona nueva al equipo: Pablo Lara. Pablo nos va a ayudar en esta nueva fase con las redes sociales. Vamos a pensar nuevas estrategias y a buscar nuevas espectadores allí donde los haya.
  • Estamos preparando también unos cuantos eventos: un concurso de remix junto a la Catedral de la Innovación, VJ Spain y el festival Mira, un estreno experiencia enmarcado en el Bilbao BBK Live, un weekend project junto a Vimeo y proyecciones especiales en varios eventos como DIY Days París o el New York Film Festival.
  • Y sobre todo, estamos trabajando en la estrategia de distribución de la película.

 

La distribución

Captura de pantalla 2013-07-03 a la(s) 18.20.00

No os queremos engañar: hay algo que hicimos mal. Lo hicimos mal porque no había otra forma de hacerlo pero ahora que estamos lidiando con ello está siendo difícil.

En El Cosmonauta siempre hemos hecho las cosas con lo mínimo. Eso, para que os hagáis una idea, implica cosas como haber estado cuatro años trabajando unas 8 horas por día para la película sin cobrar un solo euro (y no, no nos mantienen. A eso ha habido que sumar otras tantas horas al día para realizar otros trabajos que nos permitieran comer o pagar el alquiler).

Obviamente, lo más importante para nosotros era terminar la película y estrenarla. Esa era nuestra principal meta porque es lo que os debíamos a todos vosotros. El problema es que el esfuerzo que hicimos para ello fue gigantesco. Quemamos muchos de los barcos de vuelta y ahora que el estreno ha pasado, como es normal, hemo tenido que poco a poco yendo dejar marchar al equipo, que necesita buscar otros trabajos.

Esto hace que ahora mismo nuestro equipo sea incluso más pequeño que hace unas cuantas semanas. Donde debería haber 20 personas hay “3”. Y ni siquiera podemos a estar a tiempo completo porque, como hemos dicho arriba, de algo tenemos que comer.

También nos parece importante contaros algo: después de seis años viviendo aventuras juntos, Bruno, Nicolás y Carola, los tres fundadores de Riot Cinema, hemos decidido no continuar haciendo proyectos como productora. Sentimos que necesitamos distanciarnos un poco y tomar caminos distintos. Han sido años muy intensos en los que hemos crecido y madurado y cambiado juntos y ahora es tiempo de que sigamos creciendo por separado. Seguimos juntos en todo lo relacionado a El Cosmonauta y la empresa seguirá constituida para seguir gestionando todo lo relacionado con la película aunque vayamos a emprender aventuras diferentes. Quizá el tiempo nos vuelva a juntar en otro proyecto en común tan maravilloso como éste.

Captura de pantalla 2013-07-03 a la(s) 18.21.56

En cualquier caso, que nadie se preocupe por la peli, las ganas son las mismas y por eso no vamos a parar hasta haber agotado todas y cada una de las opciones posibles para llevar esta película a todos los rincones del planeta y para intentar que nuestro equipo pueda cobrar y nuestros inversores puedan recuperar su dinero. Ese es nuestro compromiso.

Estas son las cosas de distribución con las que estamos lidiando ahora mismo:

  • Festivales y muestras

Muchos festivales oyen hablar de nosotros y nos invitan pero ahora hemos decidido empezar a ser mucho más activos. Nos hemos asociado con Promofest, una distribuidora de películas para festivales, que nos va a ayudar a enviar El Cosmonauta a todos los posibles durante el próximo año o incluso dos. Las películas tienen una vida larga en el circuito y con suerte conseguiremos unas cuantas selecciones y quizá algunos premios.

También estamos intentando que festivales grandes como Sitges, Gijón, Sevilla o San Sebastián se fijen en nosotros y pongan la película.

  • VOD

Hemos firmado un acuerdo con un agregador norteamericano llamado Gravitas Ventures. Los agregadores se dedican a colocar tu película en todas las plataformas de VOD posibles. Nosotros ya hemos negociado directamente con muchas de ellas (Filmin, Yomvi, Nubeox, Filmotech, Wuaki y otras) pero hacerlo a nivel mundial es un trabajo monumental y muchas de ellas (iTunes, Netflix) ni siquiera te dejan hacerlo si no es a través de una de estas compañías. Gracias a ellos estaremos en plataformas de todo el mundo.

  • Ventas Internacionales

Estamos negociando acuerdos de distribución particulares en Italia, Colombia y los territorios de las ex repúblicas socialistas y Rusia pero a partir de ahora vamos a dejar esto en manos de profesionales. Estamos cerrando con un agente de ventas internacional (cuando esté firmado os lo contaremos, hemos tenido varias ofertas además) que se va a encargar de llevar nuestra película a todos los mercados posibles y venderla en todos los territorios que se pueda. Por supuesto, el trabajo es doble, no sólo hay que vender la película sino convencer a los distribuidores locales y televisiones de este nuevo modelo. Van a tener que inventar nuevas formas pero están tan entusiasmados como nosotros de probar cosas diferentes y ver qué ocurre. En los próximos meses empezaremos a ver el resultado. Al igual que con los festivales, el proceso de venta internacional es lento también y puede extenderse hasta dos años.

  • Blockbuster vs Arte y ensayo

Como algunos sabéis, ya que generó bastante polémica, hemos tenido a un conocido periodista pidiéndonos cifras insistentemente a través de twitter, casi como si el éxito o fracaso económico de la película y, casi peor, del modelo, fuera a depender de los resultados del primer fin de semana.

Queremos aclararle a él y a otros con las mismas dudas una cosa: en el cine existen tantos modelos de distribución y resultados como películas hay, pero se puede decir que hay dos tendencias de distribución: el blockbuster y el cine de arte y ensayo.

En el primero el resultado del primer fin de semana marca su destino a fuego. Todo depende de cuánta gente vaya al cine en esos primeros pases, donde se recupera gran parte de la inversión. Por este motivo se invierten cifras millonarias en la promoción (a veces más del 40% del presupuesto total) para que el pico sea gigante.

En nuestro caso, por supuesto, es imposible. Primero porque la nuestra, conceptualmente, es una película de las llamadas de arte y ensayo. Como hemos dicho, los riesgos que hemos corrido narrativamente, su estética y su presupuesto la convierten en una película de circuito reducido. Por otro, porque nuestro presupuesto para publicidad es igual a cero.

La parte buena es que con cero hemos conseguido tener muchísima más repercusión mediática que el resto de películas en esta categoría. La parte mala es que igual las expectativas de algunos eran las de un blockbuster.

El Cosmonauta va a tener un crecimiento lento, orgánico. Irá poco a poco expandiendo sus redes. Se irá estrenando en muchos sitos, como ya está ocurriendo. Y si todo va bien, irá teniendo vías de recuperación, ventas, mínimos garantizados, compras de derechos e ingresos a través de nuestra web, la venta de merchandising, etc.

Os iremos informando de todo, todo lo a menudo que podamos. Cualquier duda o pregunta ya sabéis donde estamos. Cualquier idea, igual.

Mientras tanto, queríamos daros las gracias. Gracias por haber estado ahí estos cuatro años. Por el apoyo (económico, sí, pero sobre todo moral) y por haber hecho posible un proyecto que, estamos seguros, va a seguir resonando, como las transmisiones de Stas, durante mucho mucho tiempo.

Comienza la última fase de El Cosmonauta.

16 Comments

Remonta “El Cosmonauta”

by Bruno on 28/06/2013

Una de las mayores flipadas de “El Cosmonauta” nos la marcamos hace cuatro años cuando dijimos que íbamos a subir todo el material rodado para la película. Todo. Cada toma. Las buenas, las malas, las que no han visto la luz ni en los Eastern Eggs…

Y hoy lo hacemos.

Cuando éramos estudiantes, soñábamos con “remontar películas”. Hacer que el malo se saliera con la suya. Eliminar ese plano que (prepotencia juvenil) “nos chirriaba”. Cambiar el sentido de una escena. Borrar una subtrama. Convertir algo ñoño en algo siniestro.

Con mucha pericia, algunas personas han hecho cosas parecidas. Así tenemos la version cronológica de Memento, o esa ya legendaria “Star Wars: Episode III.5: The Editor Strikes Back” que resume en una las tres precuelas de Star Wars.

Sin embargo, hay mucha diferencia entre ripear una peli y hacer corta-y-pega (además de que las pasarás p*tas cuando la banda sonora se extienda entre dos secuencias que quieres separar, contaminando los diálogos) y que te den todas las tomas de audio y video que se grabaron durante un mes y medio y vivir la misma experiencia que el montador.

¡Ey! ¡Esta escena no sale en la peli!

Muchos dolores de cabeza mediante, y gracias a la exhaustiva labor de etiquetado y clasificado de los clips que realizó en su día Daniel García, ayudado por Arturo M. Antolín y Daniel Cascales, tenemos online en los servidores de Internet Archive (otros monstruos que se merecen una traca con mucha pirotecnia) todo el material prometido: audio y video.

    Tienes horas de material inédito.

Es la primera vez en la historia, que sepamos, que un largometraje hace algo así.

¿Quieres montar tu propia versión de la película?
¿Convertirla en un cortometraje, reduciendo a lo Topher Grace con Star Wars?
¿Quieres parodiarla, deconstruirla, sumergirte en sus secretos?
¿Quieres utilizar nuestra imágenes en HD para tu proyecto personal?

Ahora puedes.

 Si sabes de FX te puedes poner las botas y hacer una película a parte.

Descarga la guía realizada por nuestro compañero Daniel Moreno, que te va a poner las cosas muy fáciles. Cada secuencia tiene muchos planos y tomas (y archivos de audio que corresponden a cada una), pero aquí está todo muy clarito: encuentra lo que quieres por palabra clave (tienes medio centenar de keywords y todas las páginas de guión ahí dentro), por fotogramas haciendo scroll a lo bruto, o por secuencia. Puedes repasarte así la película entera o buscar sólo lo que te interese.

Tienes archivos XML que te ayudarán a sincronizar el audio de casi todas las secuencias usando Final Cut o Premiere (tendrás que explorarlos un poquito, pero quien algo quiere, algo le cuesta).

Como banda sonora, si eres del Programa K, ya sabes que en “Detrás de las Cámaras” te puedes descargar ya la primera entrega de músicas: la banda sonora alternativa de FK Digital Records.

Cuando tengas tu creación, envíanosla, y avísanos por Twitter. Queremos convertirla en el Remix de la Semana para que todos los fans la vean.

EDITADO: Hemos añadido tres versiones de guión para los que queréis montar la historia de forma lineal: versión 3.4 (en español), versión 5 (en inglés), versión 6 (en inglés).

Vas a flipar con la cantidad de finales que puedes construir.

7 Comments

Moscú. Vuelta al origen

by Nicolás Alcalá on 14/06/2013

IMG_5342 copia

Hice mi primer viaje a Moscú hace cuatro años. Gracias a Julia Blatún visitamos la Ciudad de las Estrellas, di una clase en MGIMO, nos recibieron en el VGIK y comenzó un viaje que no sabíamos dónde o cuando iba a terminar.

Aquí tenéis algunas de las entradas que escribí en este blog:

Día 3
Día 4
Día 10

De alguna forma siento que ayer se cerró un ciclo. Volví a Moscú (es la cuarta ésta vez) con la película terminada, con mucho trabajo en el camino y algo menos de inocencia pero la misma ilusión que aquel invierno en que recorrimos media ciudad arrastrando dos trajes de cosmonauta que habíamos comprado en el mercado negro y que se convertirían en uno de los símbolos que nos ayudó a mantener las ganas hasta el rodaje.

998131_10201329444266208_1193234496_n
El estreno no pude haber sido mejor. La pantalla era gigantesca. El sonido perfecto. Uno de los mejores cines de Moscú, de los pocos donde se proyecta versión original.

Captura de pantalla 2013-06-14 a las 12.01.28

Presentamos la película junto a Julia Blatún, nuestra productora y ángel de la guarda en Rusia, Manuel Hernandez Gamallo, agregado cultural de la embajada española y Tatiana Pigariova, directora de cultura del Instituto Cervantes de Moscú.

la foto 2

Por supuesto, si un director ruso hubiera hecho una película sobre España, rodada en inglés y en otro país, yo también desconfiaría. Así que este estreno era el que más miedo me daba. ¿Cómo reaccionaría los espectadores? ¿Les horrorizaría? ¿Saldrían espantados?

la foto 3

la foto 1

la foto 22

Al terminar, se congregaron unas 50 personas para escuchar el coloquio posterior a la película. Las preguntas que hicieron fueron hechas desde el más profundo respeto y admiración. La película, no sólo les había gustado, sino que les había emocionado profundamente. Alguno de ellos murmuraba para si mismo: -”¿Cómo es posible que alguien que no es ruso, que no ha vivido todo ésto, haya podido capturar nuestra esencia? ¿La manera en que nosotros miramos?”.-

De pronto se me acercó un hombre alto y robusto: -”Trabajo para la fábrica de relojes Aviator. Nosotros fabricamos los relojes Sturmanskie… con los que los cosmonautas viajan al espacio. He visto que Andrei lleva uno en la película y me ha emocionado. Toma (mientras se saca el reloj), quiero regalarte éste en nombre de Sturmanskie. Me ha encantado la película.”-

la foto 1 (1)

la foto 2 (1)

La palabra que más repitieron fue: “Spasiva”. “Gracias. Gracias por hacer una película así”.  Como decía, siento que se cierra un ciclo. Esta noche la película se estrena en San Petersburgo y comienza su vida en Rusia también. Y a mi sólo me queda dar las gracias a Rusia de vuelta. Gracias por hacernos vivir este viaje.

También ayudaron y por eso les deseamos honor y larga vida a:

Nadezhda Kotova y Anna Chetverikova de 35mm
El periódico The Moscow News y Rostislav Vyleghzhanin & Olesia Solomatina
Así como a Anna Oleynikova, Andrei Slivchenko, Vnukova Irina, Dmitry Semionov

6 Comments

DVD/USB: la cuenta atrás

by mairenaruiz on 7/06/2013

Como éste tenemos ya cuarenta mails. Todos muy educados, pero tirándonos de las orejas.

Tenemos que agradecer varias cosas: primero, lo comprensivos que son vuestros emails; segundo, que hayáis esperado tanto para empezar a poneros nerviosos (la gente suele perder la paciencia mucho antes), y tercero, que sean cuarenta y no 400 los mails (porque sabemos que los que no habéis escrito estáis igual de impacientes).

Venga, no estiremos esto más. Fechas y porqué del retraso.

DVD – Libro

libro

La última página del libro nos delata: ¡se ha impreso hace semanas! Pero, ¿como es posible que no esté ya en vuestras estanterías? ¿Será porque nos hemos complicado la vida y además tenemos que unirlo a un DVD? Argh, sí.

Hemos tenido que poner en sincronía dos flujos de trabajo un poco complejos: el de editar un dvd (autoría, compresión y testeado, para que os funcione fantástico en todos los reproductores) y el de imprimir un libro. Los libros llevan impresos varias semanas, pero han llegado hoy. Los DVDs el viernes que viene. Nos vamos a tener que tirar el próximo fin de semana uniéndolos con pegamento y mucho mimo. Prometemos update con fotos.

Empezareis a recibir vuestros DVDs coleccionista durante la semana del 17 de junio. Ya no hay mucho misterio ni cosas que puedan quedar al azar (salvo que se nos incendie el estudio o un meteorito fulmine el camión que nos traiga los DVD).

USB

Éste ha traído más cola. Diseñar la nave-usb nos ha llevado mucho tiempo. El grado de detalle que queríamos originalmente no era posible, pero nos conocéis: no hacemos chapuzas para salir del paso. Así que hemos estado semanas puliendo y limando cada pequeño detalle para sacarle todo el partido posible al límite que nos imponía el presupuesto.

usb

Nuestras cabezas y ordenadores han echado humo, os lo aseguramos.

Acabado el diseño, hace una semana, y elegidos los colores y la resina finales, se ha mandado a producir.

Mientras tanto, en Madrid, hemos producido el primer USB de 16 GB con todo el material a la calidad más chula posible. Todo lo que os prometimos, y algún extra más. Todo ello se ha mandado al fabricante del USB hace unas horas.

El primer USB va a salir de fábrica este mismo mes. A eso habrá que sumarle el envasado: un packaging muy molón del que no váis a querer deshaceros, y que también trae alguna sorpresita. Sumando estos tiempos, el producto estará terminado y listo para enviar el día 1 de julio. Comenzareis a recibirlos pocos días después.

Conclusión y disculpas

No vamos a daros más la brasa con lo duro que es autoeditarse, los pocos que somos y todo ese rollo. La verdad es que en esta ocasión, en lo que respecta a tiempos, no hemos estado a la altura. Pero también es verdad esto: cuando los tengáis en casa sentiréis que ha merecido la pena esperar un poco más. No nos cabe duda.

5 Comments

K-Pass

by mairenaruiz on 5/06/2013

Como ya sabéis todos los que recibís nuestro newsletter, el Programa K ya está activado, lo que da acceso a todos los contenidos de ficción, de detrás de las cámaras, con los videodiarios del rodaje, línea temporal del proyecto, bandas sonoras, el libro en formato digital, y muchísimas más cosas que iremos publicando en las próximas semanas en nuestra web.

Ahora bien, para acceder a mucho de este material, necesitáis la información de vuestro K-Pass. Para conseguirla, tenéis que hacer lo siguiente:

1. Ir a este enlace.
2. Introducir el email que distéis cuando os hicisteis productores.
3. Ir a vuestro correo y abrir el email que os haya llegado. Si no os llega, comprobad la carpeta de spam.
4. Hacer clic en el enlace que aparece.
5. Os llegará un nuevo email con vuestra nueva contraseña. Para cambiarla debéis entrar en la tienda e ir a “Mis datos personales”.

Y ya está, con vuestro email y nueva contraseña podéis acceder al Programa K y todos sus contenidos desde la web :)

Un tip importante: cuando estáis viendo la peli logueados con vuestro K-Pass no volvemos a pediros compartir el enlace o donar (¡faltaría más!) pero si cerráis la ventana, os volverá a aparecer la petición. Esto se soluciona refrescando la página. Volvedla a cargar, y al pulsar “play” no os volverá a aparecer la pantalla.

Si tenéis algún problema (como que os dice que vuestro email no existe en la base de datos), podéis escribirnos a esta dirección e intentaremos solucionarlo cuanto antes :)

No Comments